17 dic. 2016

Jumana Maná y sus porquerías.

Cuando escriba sobre el “arte conceptual” voy a iniciar la nota recordando siempre su significado. Esto lo hago como para entenderlo (si hubiera algo para entender)

Se dice que el arte conceptual es aquel en el que prevalece la idea sobre la realización artística, es decir,  la característica principal de esta corriente es el predominio de los elementos conceptuales sobre los puramente formales. Entonces, el arte conceptual se puede definir como una forma de expresión que intenta evitar el estímulo óptico a favor de los procesos intelectuales que el público es invitado a compartir con el artista.

Hoy voy a hablar de una “artista” nacida en New Jersey, que vive y “trabaja” en Berlín. En realidad tengo la seguridad que vive pero no podría afirmar que trabaja y la duda radica en sus paupérrimos resultados.

Se llama Jumana Maná y algún crítico muy atrevido dijo:
“El trabajo de Maná explora la construcción de la identidad humana en relación con las narrativas históricas y comunidades subculturales, principalmente a través de vídeo y la escultura. Se emplea un lenguaje de minimalismo y la abstracción de reformular objetos familiares en un estado de ambigüedad y entreteje retratos de personajes o eventos moralmente dudosos.”
El tipo que escribió esto es un genio de la dialéctica. Me lo imagino enfrente de estos desechos y mientras se rascaba la cabeza pensaba: ¿Qué carajo escribo sobre esto?

Esta joven y sus secuaces galeristas se propusieron tergiversar el gusto por el arte y confundir al público. No obstante creo que la más engañada es Jumana cuando le dan espacio en Art Basel Miami y le hacen creer que es artista.

Las “obras” que hace esta “artista”… perdón, empiezo otra vez. Las porquerías que hace esta chica son estas, por ejemplo:




Me pregunto… ¿La ingesta frecuente de Chucrut en Berlin tiene efectos colaterales?.


3 dic. 2016

Turner - Tormenta de nieve



“Tormenta de nieve”

Autor: William Turner
Fecha de creación: 1842
Técnica: Óleo sobre lienzo
Estilo: Romántico inglés
Tamaño: 91 cm × 122 cm
Ubicación: Tate, Londres

Turner pintó muchos cuadros que exploran los efectos de un vórtice elemental. Aquí, hay un barco de vapor en el centro del vórtice.

Es famosa la leyenda que cuenta que Turner, a los 67 años, concibió esta imagen mientras estaba atado al mástil de un barco, el Ariel, durante una tormenta real en el mar.

La idea fue captar con absoluta fidelidad y experimentar las emociones que se desatan en los seres humanos ante estos momentos en los que la naturaleza supera al insignificante individuo. No fue ni la primera ni la última vez que se involucró de esta manera con su obra, Turner fue un pintor romántico interesado en la filosofía sublime; retrató el asombroso poder de la naturaleza sobre el ser humano. Fuegos, catástrofes, hundimientos, fenómenos naturales fueron descritos por el pintor. En sus lienzos, constató que la humanidad no es más que un conjunto de peones de la Naturaleza. Como otros románticos, consideró el paisaje natural como un reflejo de su humor.

Es comúnmente conocido como el pintor de la luz, renombrado no sólo por sus óleos sino también como acuarelista, pues se le considera uno de los fundadores de la pintura paisajística inglesa a acuarela.  Fue posiblemente el primer pintor moderno que inspiró directamente el impresionismo del siglo XIX y, a la vez, el que presagió el expresionismo abstracto del siglo XX.